Tradiciones

La Pica e’ Leña Parte (2)

Virgilio Camaño. Un mes antes de la fiesta de la Virgen de Guadalupe, se celebra en Nicoya la pica de leña. Hay que alistar la leña necesaria para cocinar los tamales, tortillas, carnes, chichas, chichemes y demás comidas que han de repartirse durante los seis días de fiesta, desde la víspera de la Concepción hasta el día de Guadalupe.

Ese día, desde buena madrugada, se reúnen en la casa de la cofradía hombres y mujeres y, al son del tambor y del bombo, desfilan con hachas, machetes y carretas hacía el monte.

Llegan a una montañita cercana del pueblo; mientras los hombres derriban, cuquean, rajan y arpillan la leña, van las mujeres repartiendo entre los trabajadores confortantes tistes y riquísimos chichemes en labradas cumbos y hermosos guacales.

Por la tarde regresan con las carretas cargadas de leña, en alegre charla, siempre al son del tambor, que van diciendo: «¿querés perrerreque?», y del bombo, que va contestando: «¡lacumba más grande!».

En la cofradía de la Virgen de Guadalupe hay cargos diversos durante la fiesta: nacume, priostes, diputados. Los diputados se encargan de atizar los fogones y menear las ollas.

La virgen de Concepción y la virgen de Guadalupe, por muy atinado acuerdo de la cofradía, son compadres. (Tomado de: El lector guanacasteco. Editorial Soley y Valverde. 1935; p. 44. 242)

Comentarios

Comentarios

Más Visitadas

To Top