Guanacastequidad

Bombas Parte II (por Carlos Cruz)

Si escuchas que en el llano

está bramando un ternero,

no más avísame hermano,

que aquí está su sabanero.

 

 

Lo digo con gran orgullo

pues me siento guanacasteco,

con el tiempo el hijo tuyo

no andará más por lo seco.

 

 

Tierra del cacaste,

del guacal y el guipipía,

Guanacaste, Guanacaste,

Guanacaste tierra mía.

 

 

Negrita de ojos azules

de ti estoy enamorado,

por favor no me recules,

déjame estar a tu lado.

 

 

El amor que me ofreciste

en el corazón lo tengo,

como no me lo cumpliste,

a que me lo cumplas vengo.

 

 

Si me miras muy callado

no creas que soy pendejo,

soy como el ruco viejo,

que ronca y duerme parado.

 

 

No es posible mi Diosito

que la pena sea tan larga,

mándame mi amorcito

que ya no aguanto esta carga.

 

Un boyero entusiasmado

silva una triste canción,

lleva el pecho destrozado

por la pena de su corazón.

 

He llorado como niño

como nunca lo había hecho,

por sacarme un cariño

que llevaba aquí en el pecho.

 

 

Mi potro y el llano han visto

de lo que he sido capaz,

te lo juro por mí mismo

que te voy a conquistar.

 

 

Yo rasco en terreno seco

lo mismo que en mojado,

porque soy guanacasteco

desde la cruz hasta el rabo.

 

 

He venido en mi caballo

a esta fiesta taurina,

que no se descuide el gallo

o me le robo la gallina.

 

 

Quisiera ser la almohada

donde pones tus mejillas,

para saber con quién soñabas

anoche en tus pesadillas.

 

Comentarios

Comentarios

Más Visitadas

To Top