Actualidad

Estrés por calor en Guanacaste recomienda poner aislantes en techos y otros

El agotamiento y la deshidratación son indicadores de posible estrés por calor. La humedad excesiva que genera el calor en bodegas puede provocar daños en granos básicos y en medicamentos.

GN GUANACASTE NOTICIAS. Fabricio Obando-Redactor/ El estrés térmico o exceso de calor golpea a algunas empresas en Guanacaste que almacenan productos, hoy los expertos condicen en que poner aislantes pasó de ser un lujo a una necesidad y casi obligación.

Las temperaturas altas y bajas, llegaron con el cambio climático; por esta razón, en Costa Rica se hizo indispensable desarrollar estrategias para mejorar las condiciones en las que viven y laboran los habitantes, así como el fortalecimiento del sector productivo, ya que se requieren edificaciones frescas para almacenar semillas para cultivos, granos de consumo humano, fertilizantes y vegetales, hortalizas y frutas del sector pecuario, así como para la preservación de medicamentos.

Colocar aislantes térmicos en las construcciones permite que el impacto del calor disminuya hasta en un 97% y que, en caso de frío, se pueda regular la temperatura y que el interior de los edificios sea más cálido.
Las láminas de aluminio del aislamiento reflectivo impiden que el calor penetre al interior, pues se convierten en “espejo” que refleja los rayos del sol, creando un efecto rebote.

“La instalación de materiales de aislamiento de temperaturas es vital, ya que de ello depende la vida útil de los productos y las condiciones óptimas para el desarrollo cárnico, lechero y avícola. Por ejemplo, una empresa azucarera estaba viendo como su producto se derretía debido al calor y; una vez que se colocaron las láminas de aislamiento en techos, paredes y entrepisos; la situación mejoró”, aseguró Pablo Sobrado, Gerente de Ingeniería de Prodex, empresa nacional líder en productos de aislamiento.

Si el efecto deseado es mantener más cálido un edificio, debido a que las temperaturas externas son frías, el aislante proporciona las cualidades necesarias para lograr ese objetivo.  La temperatura ideal dentro de edificaciones es de 26°C en temporada seca y 21°C durante la época lluviosa.

El aislante no es un lujo

La Organización Mundial de la Salud, prevé que entre el 2030 y 2050 el cambio climático causará unas 250.000 defunciones adicionales cada año, muchas de ellas generadas por el estrés por calor.

Las zonas con malas infraestructuras sanitarias serán las menos capacitadas para prepararse ante esos cambios y responder a ellos si no reciben ayuda.

Trabajadores colocando el aislante térmico en una empresa guanacasteca

“Colocar un aislante térmico en las construcciones ya no es un lujo, es una obligación. En setiembre del 2015, el Consejo de Salud Ocupacional aprobó́el reglamento para la prevención y protección de las personas trabajadoras expuestas a estrés térmico por calor, legislación que le ordena a los patronos aplicar una serie de medidas y protocolos”, mencionó Pablo Sobrado.

Además, hace un mes, el  INTECO,(Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica), dio a conocer tres normas que permitirán a los expertos en construcción y diseño, tener una base para elegir los materiales idóneos para cada tipo de microclima, así como para disminuir la factura eléctrica.

Sobrado insiste en que el éxito de los aislantes depende de su adecuada instalación y calidad, por lo que es indispensable el acompañamiento del fabricante. GUANACASTE NOTICIAS. Fabricio Obando-Redactor/ 

Comentarios

Comentarios

Más Visitadas

To Top