Guanacastequidad

La Casona de Santa Rosa y Juanito “Mora”

Miguel Fajardo Corea. Obra Perspectivas Muralísticas sobre la Historia de Liberia. Coope Ande. GUANACASTE NOTICIAS

En 1856, durante la Campaña Nacional (1856-1857), aparecen los héroes, quienes inspirados por Juanito Mora, iniciarán la defensa de la soberanía nacional contra el invasor filibustero. Sin duda, Guanacaste se unió a esa hazaña de una manera valerosa y decidida.

 

Juan Rafael Mora Porras (1814-1860) fue presidente de Costa Rica durante cuatro períodos consecutivos. Este constructor de nuestra nacionalidad pronunció varias proclamas las cuales “siguen escuchándose, las dicta el viento en el corazón de los corrales, en la sangre del caído, contra la intención expansionista”. Fue nombrado Benemérito de la Patria, y en el 2014, la Asamblea Legislativa de Costa Rica, lo declaró Libertador y Héroe Nacional. Murió fusilado el 30 de setiembre de 1860.

En territorio guanacasteco, los costarricenses libraron una lucha contra el yugo opresor: la Batalla de Santa Rosa, donde participó con heroísmo la tropa de sabaneros guanacastecos, conocida como el Batallón de Moracia. Respecto de la participación de soldados guanacastecos en la defensa de la soberanía nacional, Marco Tulio Gardela  (2002), creador del término Guanacastequidad,  aduce lo siguiente:

Se cubrió de gloria en la Batalla de El Coyol, Nicaragua, donde derrotó al cuerpo de élite enemigo: los rifleros del Coronel Sanders.  Su comandante fue Tomás Guardia. Luego lo sucedió Juan Estrada, al caer herido Guardia. El general José María Cañas formó y dirigió este batallón, desde 1855, en Liberia, al que por su valentía y lucha sobresaliente se le denominó División de Vanguardia de Costa Rica (…)  Estaba constituido por 300 hombres que se dividían en tres compañías de infantería y un pelotón de caballería” (50).

La Casona de Santa Rosa es una infraestructura icónica, signo de la enorme importancia que adquirió Guanacaste durante la Campaña Nacional contra los filibusteros de William Walker. Miguel Fajardo, en su poema “Santa Rosa: ¡Entren ustedes!”,  expresa lo siguiente:

“Santa Rosa: sangre alzada con el sacrificio cívico de la Campaña Nacional. La ardorosa defensa de la soberanía fue otro resplandor de Prometeo

en la corteza de nuestro árbol territorio:

puño abierto del destino, legendario testigo de la traición y el desembarco en el Puerto de Piedras. Fue necesario desnudar los caminos del llano, formar batallones para sumar las manos con el cuartel en marcha del ejército campesino. Los escuadrones de caballería forjaron una expedición de jáquimas y aperos.

Otro Cid cabalgó en Guanacaste. Las tropas no estuvieron descubiertas:

centenas de soldados entregaron su cuota de aliento eterno contra los esclavistas de William Walker”.

Santa Rosa es la Casona del coraje, del patriotismo y de la heroicidad en defensa de los más altos valores de la libertad y la soberanía de Costa Rica, gestados desde el espacio geográfico guanacasteco. Santa Rosa evoca una  lección cívica para la defensa de la integridad territorial y cultural.

Comentarios

Comentarios

Más Visitadas

To Top