Tradiciones

La Yegüita

Por Virgilio Camaño/Edición Edward Alfaro. Durante las fiestas que en honor a la Virgen de Guadalupe se celebran anualmente en la ciudad de Nicoya, el tradicional baile de la yegüita, se realiza en las calles para recordar el milagro hecho por la Virgen,  quien evitó que dos hermanos indios se mataran a machete, allá por la punta del cerro de Las Cruces, camino a Curime.

A la hora de empezar la riña entre los dos, salió del monte una yegüita que a patadas y mordiscos se interpuso a los duelistas y evitó que se pelearan.

La yegüita que baila en esas festividades, mueve la cabeza y el pescuezo en un caballito de madera y gira en medio de un aro de bejuco que va adornado en rededor, con trapos vistosos y con una especie de cola de cabuya atrás.

Para facilitar el manejo de esa armazón, lleva esta unos tirantes que la persona encargada de bailarla se afianza en los hombros.

Los tambores y el bombo que amenizan este curioso baile, han de tocar en un compás especial; el pito que ejecuta la pieza es un hueso de ala de alcatraz, posee cuatro huecos solamente.

Los participantes en el baile de la yegüita son el cargador, el capitán, los arreadores y el de la muñeca.

Antes, tenía ese baile serias consecuencias, pues entre sus partes, estaba el toque de fuego en el que los indios se daban de dantazos sin compasión; el padre José María Velasco les prohibió llegar a esos bárbaros extremos. (tomado de “El lector guanacasteco” Editorial Soley y Valverde, 1935; pág. 49.)

Comentarios

Comentarios

Más Visitadas

To Top