Comunales

Madre desconsolada en Liberia da pistas para encontrar a quien atropelló a su hijo y huyó el domingo

hijo

La madre afectada acompañó su publicación con la imagen de su hijo.D

LAPROVINCIA.CR/ En exclusiva y pese a su luto y dolor, a las 9:15 de la noche,  la madre del joven fallecido le  confirma a este medio los hechos y la publicación que ella subió a su cuenta de Facebook hoy a las 12 PM.

De igual forma ratifican los hechos, los vecinos de la comunidad 25 de julio  de Liberia y una testigo, amiga personal de los dolientes que hoy cuida a un familiar menor de los afectados.

Textualmente  reproducimos las palabras de la madre desconsolada,  únicamente se aportaron algunos datos para mejorar la comprensión del texto y se hizo corrección ortográfica. No se cambiaron frases ni palabras, el texto es fidedigno.

Dicta la publicación: “Carta de una Madre que ama sobre todo a sus hijos y daría la vida por tenerlo nuevamente. Mi hijo Juan Carlos Estrada Arauz, tenía tan solo 22 añitos, tiempo que ni la vida misma podría  borrar.
El pasado domingo 23 de agosto entre las 2:00 y 3:30 de la madrugada, mi hijo caminaba en Liberia, sobre la carretera,  justo de la entrada de la finca La Cueva, 400 metros norte en ruta hacia Cañas Dulces.

A esa hora alguien lo atropelló y sin ningún remordimiento de conciencia, le dejó solo en medio de la nada, no se dignó a llamar ni de un privado ni de la forma más anónima posible y simplemente se marchó, se dio a la fuga sin pensarlo, me pregunto: ¿Qué clase de ser humano es capaz de atropellar una vida y no pueda hacer algo al respecto ?, acaso se le puede llamar  a esto ser humano…
Mi hijo pasó alrededor de 17 horas en coma y falleció a las 21 horas  en el Hospital de Liberia, Enrique Baltodano. Perdí a uno de mis tres hijos, el mayor, el único varón. Estoy destrozada, abatida sin consuelo alguno con su partida. Nadie puede decir, que mi hijo no luchó, me siento impotente por no haber hecho nada ya que ni la ciencia médica ni nadie podía hacer algo. No existía ni la posibilidad ni de una cirugía, ya que solo tenía vivo el 2% de su pulso y tuvo muerte cerebral.

Mi hijo fue sin duda un excelente ser humano, hijo, hermano y tío. Jamás le hizo daño a nada ni a nadie. No lo justifico por ser mi hijo, eso lo dicen quienes los conocieron.

Pido la palabra a la persona que ocasionó tanto dolor y una pérdida irreemplazable, pido que se haga presente, que no se esconda, porque se puede esconder del universo, pero recuerde que de Dios nadie puede ocultarse. Que si él es padre, hijo, madre o tiene hermanos, que de la cara y enfrente las consecuencias de sus actos.

Él dejo a mis dos hijas  sin su hermanito. Yo tal vez no estoy consciente en este momento de lo que escribo, lo único que sé, es que yo no me siento viva y tengo mi corazón destrozado.

Hago una súplica a aquellas personas que en este momento estén leyendo este escrito, para que lo publiquen, lo compartan. Y si alguien sabe quién fue, que me busque, que no calle, que no guarde silencio, no lo oculte, no lo proteja, esto no puede ser; si lo hizo una vez, no le importará hacerlo nuevamente, no permitan que le haga daño a otra familia.

(Aquí escribe la hermana del fallecido). Creo en la Justicia Divina. Mi nombre es lo que menos importa en este debido instante, quiero mencionarles un poco algunas de las razones que aún me mantienen fuerte y por las cuales pido justicia contra  el al hombre o mujer que destrozó nuestras vidas.

Usted el que atropelló a mi hijo,  ¿sabe cuál fue el regalo que le obsequió a mi madre en su cumpleaños el lunes 24 de agosto?, el funeral de mi hermano, mi madre en su día especial fue a la funeraria en búsqueda del mejor cofre donde permanecería el cuerpo y los restos de mi hermano, fue de tienda en tienda buscando para su hijo la mejor de las vestimentas que usaría al partir. Como pastel familiar , mi hermana, mi madre y yo, concluimos en la morgue su festejo y buen regalo.

Soy su hermana menor, con quien compartió su infancia, a quién él cuido y protegió durante toda su vida. Pido justicia porque él no merecía morir de esa manera o morir en esa edad, pido justicia a la persona que lo hizo porque él era nuestro todo, nuestro niño, nuestra vida, pido justicia y espero que si hay un Dios arriba, que le castigue con lo que más le duela y con lo que él más aprecie.

Mi madre no merecía pasar su cumpleaños de esa manera, mi hermano y yo ya teníamos preparado lo que haríamos para el 24 y esta persona nos arrebató todos esos planes que ahora no servirán ningún año por el resto de nuestras vidas; nosotros  por  respeto, ya no podemos celebrar el cumpleaños de mi madre de ahora en adelante.

Lo único que sabemos es que el vehículo que lo atropelló, PERDIÓ UNO DE SUS ESPEJOS Y EL PARABRISAS, ES LO ÚNICO QUE SABEMOS”.

Vía Facebook la madre afectada quien es nacionalizada costarricense y hoy se encuentra en Nicaragua, pues llevó a su hijo para darle en ese país, la despedida final, le acaba de escribir a LAPROVINCIA.CR “cuando regrese a Costa Rica le buscaré, necesito su ayuda, necesito encontrar a la persona que nos hizo tanto daño”. LAPROVINCIA.CR

Comentarios

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Visitadas

To Top