Comunales

¿Será que a las reuniones Junta Vial de Liberia habrá que poner una camarita?

5
Imagen enviada por un lector. Corresponde a barrio San Roque, 100 metros este de los camerinos/

OPINIÓN/ Ahora buscamos a las personas o actos irresponsables que contribuyen o contribuyeron a que en estos días de invierno, los liberianos sientan infelicidad cuando ponen un pie en lo que queda de calles o caminos de lastre.
Es comprensible que todos expresemos ese malestar, a quién le gusta ver correr un mar frente a su casa, a quién le gusta sentir hasta en el fondo del alma, el golpe que produce un hueco cuando su vehículo, moto, o bicicleta lo reciente.
Hace unos días nos lanzarnos a caminar bajo un aguacero donde caían sapos y ranas; en contra y a favor de las correntadas, visitamos algunos barrios periféricos no sin antes ojear a los centrales.
¿Qué vimos? Para inicar, encontramos alcantarillas atestadas de tierra en un perímetro no inferior a los 100 metros del parque central Mario Cañas Ruíz de Liberia. Diagonal a la Librería La Suiza sentimos el agua centímetros arriba de nuestros tobillos y apreciamos como una “chocolatera” mojó a cuanto despitado transitaba por el sector…los carros pitan en hora pico, la gente no haya qué hacer, el chino de la tienda esquinera mira la función callado y pareciera rezar para que su negocio no se inunde.
Hay por todos lados alcantarillas obstruidas con tierra y lodo casi hecho piedra. Sabemos que estas se colapsan porque primero muchos lanzan todo al piso y segundo porque no se presupuesta dinero en verano para su limpieza y desbloqueo, pues según nos cuenta un especialista, algunas presentan obstrucción interna severa que no sólo requiere brazos para cavar y cavar.
En la caminata, nos enteramos que hay estancamientos de agua justo donde las quebradas están a 50 o menos metros y uno piensa en alto sin ser ingeniero “oye pero la solución está cerca, cómo es posible que esto se repita en todos los inviernos si la cura está a metros”. Lo anterior nos hizo interpretar que muchas esquinas y sectores de Liberia, Invu-El Sabanero y Los Cerros, se llenan de agua por inconvenientes que si fuesen documentados, podrían solventarse por oficio o de forma mancomunada.

“En Liberia los problemas de gran latitud no son abordados con planificación, es decir, nuestro municipio local hace una administración de zumba, que nos es mas que virar para todos lados y sin marcar una ruta única (…)”

Nos preguntamos, será que los ingenieros de repente no salen a empaparse de agua para documentar escenarios tan prácticos, pues sí reconocemos que hay asuntos de mayor inversión y de colapso alcantarillado por ser Liberia hoy una metrópoli.
Salimos al sur de Liberia y ¡para qué tomamos esta trocha!, la Calle Real hacia San José de 1950 regresó, la descripción son huecos y más huecos. La verdad que nos dio temor caminar por esa ruta bajo el fuerte aguacero. Si nosotros nos amedrentamos, qué miedo puede sentir ese niño o adulto que debe utilizar esta vía por obligación diaria. Paramos en la oficina de Cable Tica (100 m. sur del Puente Real). Algunos nos relataron que en un hueco que se divisa a unos metros, muchas personas cayeron de sus bicicletas, motos y se rasparon y hasta quebraron brazos y piernas. Ya sentimos peso por tener le ropa empadada y decidimos cruzar al norte de la ciudad. Encontramos que mucha agua que baja de San Roque y Curime asfixia a los INVUS Sabanero 1y 2 y que esta encuentra una única salida en el cruce de los bomberos 150 m. al este.
Nos devolvimos a casa sin visitar El Capulín y Moracia (sector bar El Malinche y hacia el este) donde nos reportan que corren mares de agua en todas direcciones. En frío, ya secos y en el calor del hogar resumimos: para nuestro municipio lo que puede solucionarse de forma conjunta y práctica es de total desinterés y lo que requiere mucha plata es un problema grande y se hace aún mayor cuando no hay voluntad para ponerse de acuerdo y tampoco llevar un cuaderno de actas al día, acto que finalmente generó un boquete para que no que avancen con los acuerdos en el verano. Se imaginan, quejarse por no tener presupuesto en invierno, ¿cómo se llama esto?
En Liberia lo simple es un problema porque no se ha involucrado a la gente y grupos organizados, también porque hoy el municipio no puede solucionarlo todo pero tampoco su alcalde lo reconoce y ve más rentable cuidar su reputación en las sesiones. En Liberia los problemas de gran latitud no son abordados con planificación, es decir, nuestro municipio local hace una administración de zumba, que nos es mas que virar para todos lados y sin marcar una ruta única, sin informarla y para variar con pleitos de barrio bajo entre jerarcas…
¿Será que a las reuniones de Junta Vial de Liberia habrá que ponerle una cámara para dejarnos de dimes y diretes y el pueblo sentencie quien incumple labores? escuchamos propuestas… OPINIÓN/

Comentarios

Comentarios

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Visitadas

To Top